El Ejército de Judas y sus “Intenciones Nobles”

Nombre cualquier catástrofe natural, accidente nacional o problema de la sociedad y ellos estarán presentes. Contrario a lo que muchos creen, los bomberos no son los primeros en aparecer, tampoco la policía ni los especialistas, sino los miembros de este ejército; ellos son sabios, son inteligentes, tienen la solución a todos los asuntos y se rumorea por ahí que puede que tengan la cura contra el cáncer. ¿Cómo hacen para ser tan eficaces?, sus métodos son infalibles:

Se enteran de la catástrofe (natural o accidental) se indignan por ella y toman cartas en el asunto… abriendo Twitter y Facebook para culpar a: “Los Puritanos”(calificativo que piensan que es el mayor insulto para los conservadores de la Palabra de Dios), los presidentes (culpables hasta de las uñas encarnadas del pueblo) y cualquier otro que tenga opiniones diferentes a las suyas. Pero, ¡momento!, no juzgue; porque sucede que ellos pertenecen a una elite de seres superiores cuyos corazones son únicos en intenciones correctas y mejores soluciones que aquellos que si están haciendo algo. Pero su actuar termina cuando un nuevo mensaje de Whatsapp llega a sus celulares y ya en otro momento volverán a subir una imagen de protesta o escribirán un pensamiento “sabio y filosófico” mientras continúan viendo “Los Juegos del Hambre” o a la doctora Polo y le contestan el mensaje a su papá sobre que hamburguesa de McDonalds quieren para la cena.

El General del Ejército:

Hay un hombre que, en su opinión, está viendo como se riega un valioso perfume en los pies de su líder, para él es un desperdicio, algo innecesario. Tiene que hacer algo, tiene que protestar, pero la tecnología de la época no le permite tener un muro de Facebook ni una cámara para tomarle una foto y juzgar a esa desconsiderada mujer que está desperdiciando demasiado en los pies de ese líder. Sin embargo no deja que la oportunidad se vaya y sale con una solución majestuosa y noble para lo que está viendo:

-¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres? (Juan 12:5). Este hombre se llama Judas y está preocupado por los pobres, tanto, que se atreve a juzgar la espiritualidad y convicciones de María, que a diferencia de las suyas, están fundamentadas en las creencias que vienen de las escrituras. Digamos que a él solo le falta el celular en la mano ahí donde está sentado.

Usted conoce a Judas, y por supuesto, no le cree: Sabe que es un traicionero, sabe que tiene otras intenciones, dinero, específicamente. La biblia dice que el dijo esto  “no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella” (12:6), estos pobres que estaban en desgracia eran solo la excusa para señalar, lo que en su opinión, se estaba haciendo mal. Él lo hubiera hecho mejor. Él lo hubiera sumado a las treinta piezas de plata que le darían al traicionar a Jesús.

Los que están en el ejército de Judas son aquellas personas que no hacen y además no dejan hacer, siempre juzgando y criticando basados en su propia flojera, ignorancia y poca espiritualidad lo que otras personas con características contrarias a las suyas deciden hacer. No estoy hablando de personas que no van a la iglesia y no conocen a Cristo, estoy hablando de personas dentro del pueblo de Dios que han dado un paso en falso fuera de los principios bíblicos y se atreven a considerar que su sabiduría es mayor a la del Espíritu de las escrituras. Ya lo he escrito antes, se engañan a ellos mismos diciendo que son de mente abierta, pero a medida que abren su mente a lo políticamente correcto cierran su corazón a lo divinamente perfecto.

Las publicaciones en las redes sobre los pobres, los niños en Africa y la preocupación por los huérfanos son solo un disfraz detrás de ese celular de seiscientos dólares desde donde se expresan y esa vida espiritual inexistente.  No hay que disfrazar de noble, correcto y revolucionario algo que no tiene respaldo bíblico ni espiritual en nuestras vidas.

Conocemos nuestra iglesia, nuestro país, nuestro mundo, y las situaciones que hay en ellos, si no estamos guiados por la Palabra de Dios y carecemos de una vida guiada por el Señor, debemos saber que el problema de la sociedad somos nosotros, las protestas que publiquemos son solo intentos desesperados por ocultar la carencia de conocimiento bíblico que impulsa a lo correcto, esas acciones correctas que ninguna imagen con una leyenda de reflexión o dicho sabio en Twitter pueden igualar.

Hablando de hacer lo que es noble y correcto, recuerdo aquel joven rico que se acercó a Jesús, para presumir de cierta forma, que había obedecido todos los mandamientos desde su niñez. Había hecho lo que era correcto toda su vida. Pero el Señor le dice: “Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.” (Mateo 19:21), el muchacho se fue decepcionado porque lo que se le pedía sobrepasaba su “rectitud”, en pocas palabras el Señor le dijo: está bien lo que haces, solo te falta hacerlo real. ¿entraría este muchacho entre los miembros del ejército de Judas? Tiene lo necesario: defiende lo correcto pero no es real en el corazón, no está dispuesto a hacer lo que el Señor pide, porque nunca fue esa su motivación, solo proclamarse a el mismo y sin muro de Facebook.

Si es cristiano hágase un favor y evite ser reclutado para este ejército.